¿Qué hemos hecho en tiempos de COVID?

Compartimos una pequeña línea de tiempo del trabajo que hemos realizado en este complejo contexto de pandemia...

Marzo - Abril

Cuando la noticia de un virus mortal llegó hasta aquí, el miedo nos ganó y corrimos a escondernos a casa. Luego de unas semanas, intentamos acomodarnos al tele-trabajo, pero ni el cuerpo ni la cabeza quisieron.


Pero fue hasta a mediados de abril que reflexionamos críticamente sobre nuestros miedos y concluimos que nuestro deber era estar con las comunidades, así que decidimos regresar al campo. Este regreso implicó la integración de la pandemia a nuestra hipótesis de cambio, a nuestra planificación estratégica, a nuestros planes operativos, a nuestra vida.


Mayo - Agosto

Nuestro regreso estuvo marcado, principalmente, por tomar las medidas de seguridad necesarias para todo el equipo.


Al principio fue difícil dejar los abrazos, los saludos cercanos, el compartir un cafecito todos juntos y apretados, o compartir una comida o una conversación sentados a la par; sin embargo, poco a poco nos fuimos acostumbrando.

En estos meses las actividades que realizamos tuvieron como escenarios el casco urbano, las comunidades y sus caminos.

A la Corporación Municipal le entregamos dos lotes de mascarillas para que pudieran ser repartidas entre sus trabajadores y las comunidades, mientras que al Centro de Salud le entregamos insumos como: jabón, alcohol, mascarillas y batas, entre otros.

Además de estas acciones, también participamos en la formación y coordinación del Centro de Operaciones de Emergencia Municipal -COEM-.


Otra acción importante fueron los diálogos que hicimos con la autoridad municipal sobre nuestro trabajo en estos tiempos, la percepción de las comunidades sobre las autoridades municipales y las limitaciones que ambos enfrentamos ante el COVID-19.

A continuación, compartimos información sobre diferentes actividades que realizamos en y con las comunidades:

Perifoneo:

Por varias semanas andamos y desandamos los caminos que comunican las 45 comunidades del municipio para llevar información sobre la prevención y cuidados ante el Covid-19. Para poder hacer esto, colocamos altoparlantes en las motos y nos fuimos a recorrer las comunidades.

Visitas comunitarias

Visitamos fundamentalmente a sus autoridades (COCODES).


Las visitas se hicieron en diferentes momentos con el fin de:

a. Entrega de mascarillas a las autoridades comunitarias

b. Entrega de mantas vinílicas con información sobre COVID-19.

c. Construir planes de emergencia comunitarios

d. Reflexionar sobre el abandono del gobierno central y municipal, y la organización comunitaria y sus problemas.

Programas de Radio

Usualmente el día martes de cada semana difundimos un programa radial, en la radio comunitaria Stereo Nan Pix que funciona en el municipio. En este tiempo los programas emitidos han abordado la pandemia Covid-19 y reflexionar sobre la realidad de las comunidades.



Mercado Itinerante de Intercambio Solidario

Desafortunadamente la pandemia llegó a frenar el mercado de intercambio solidario que veníamos desarrollando año con año, y que estaba teniendo bastante éxito.


Reinventarnos para poder actuar dentro de las limitaciones que nos impuso la pandemia fue el desafío. De esto reto surgió el mercado itinerante. Las comunidades fueron confinadas a sus territorios, las dinámicas tradicionales de “plaza” o mercado se suprimieron y/o limitaron a los cascos urbanos. La pregunta fue: ¿quién o en dónde se abastecerían las comunidades? e invertir la dinámica fue la respuesta. Si las comunidades ahora no pueden venir al mercado, llevemos nosotros el mercado a las comunidades. Este mercado tiene como característica principal que las personas pueden intercambiar sus productos por los productos que llevamos en el pick Up.

Durante estos meses los talleres con grupos grandes se aplazaron, sin embargo, no se dejó de visitar a los grupos de las 11 comunidades con las que veníamos trabajando permanentemente.


En este sentido se realizaron visitas personalizadas a las y los campesinos que están inmersos en procesos agroecológicos y también se siguieron visitando a los colectivos con los que trabajamos.


Agosto-Septiembre

Adecuándonos a las distintas disposiciones gubernamentales que fueron emitidas en estos meses, reiniciamos los talleres colectivos con grupos pequeños en el centro de formación de AFOPADI, ubicado en la Aldea Asaq’. Por ahora solo estamos trabajando con grupos pequeños, con un máximo de 13 personas.


Kit de medicina, Kit de alimentos

En los diálogos que tuvimos en el mes de Mayo con el Centro de Salud, nos enteramos del poco apoyo que recibían del gobierno central. La situación que nos describieron la encontramos dramática: no equipo, no medicina, no insumos para enfrentar la pandemia COVID-19. Esto nos llevó al planteamiento de un proyecto que incluyera medicina y alimentos para las familias que se contagiaran del COVID-19.

En coordinación con el Centro de Salud, las autoridades comunitarias y bajo dirección de nuestro equipo médico, estamos ubicando y monitoreando a las personas contagiadas con el virus, con el fin de proveerles medicina y alimentos. Debido a la estigmatización que se creó sobre las personas contagiadas, se llegó hasta negar la enfermedad. Esta idiosincrasia dificulta mucho este trabajo, pero poco a poco se va avanzando.

En esos meses también seguimos haciendo radio, visitando comunidades, haciendo visitas, visitando a los grupos organizados como, por ejemplo, las cajas comunitarias.


Sin embargo, la pandemia COVID-19 trajo consigo, desafortunadamente, la pandemia de las reuniones electrónicas dentro del mundo de las ONGs. Ojalá cuando se tenga acceso a la vacuna contra esta grave pandemia, también nos den una vacuna para terminar con las reuniones electrónicas que nos está encerrando en las oficinas en desmedro del trabajo propiamente de campo.

Para concluir queremos contarles que desde el mes de Junio, comenzamos a hacer rondas comunitarias. San Ildefonso Ixtahuacán cuenta con 45 comunidades reconocidas y registradas en la municipalidad y cada una de ellas cuenta con su propia autoridad local.

En promedio, en cada ronda alcanzamos a visitar entre 38 y 42 comunidades; las comunidades que no se visitaron fue porque no quisieron recibirnos, tres en concreto, o porque al momento de la ronda sus autoridades se encontraban ocupadas.

Actualmente estamos haciendo la quinta ronda a las comunidades. El Covid-19 nos ayudó a descubrir e implementar esta nueva metodología que nos está ayudando a formar, informal y constantemente, a las autoridades comunitarias.


Cabe decir que esta forma de trabajar nos ha llevado a recorrer muchos caminos, a estar presentes en las comunidades, a ser reconocidos por las autoridades comunitarias y a conocer de primera mano las realidades de las comunidades.

6 vistas